El ritmo de juego de Grupo Herce Soria se impone al de Melilla

Los locales firmaron un contundente 3-0 merced a un nivel de juego
muy alto que sorprendió al cuadro de la Ciudad Autónoma

La inercia y ritmo de juego adquirido por Grupo Herce Soria durante su
participación en Copa CEV quedó patente sobre el parqué de un
polideportivo de Los Pajaritos, que en el duelo ante Melilla, cumplía 25
años de su estreno. Los sorianos celebraron el aniversario con una
rotunda victoria por 3-0 (25-16, 25-17, 25-21) y con el saque de honor
para ilustres de la historia del voleibol soriano como Ángel Alonso, José
Miguel Serrato, Miguel Ángel Gómez Carramiñana ‘Carra’ o Alberto
Molina, todos ellos, protagonistas durante las más de dos décadas del
templo del voleibol soriano.

Los melillenses presentaron sus credenciales en los primeros
compases (3-4), pero fue un espejismo, porque el intercambio de
golpes acabó en el 7-7. A partir de ese momento, el cuadro de Alberto
Toribio puso una marcha más en todas las facetas del juego, para
romper el juego de forma vertiginosa. Por un lado, el saque de Pepe
Villalba se convertía en una pesadilla para la recepción del cuadro de
Salim Abdelkader. Por otro lado, Adrián Olalla estaba absolutamente
desatado tanto en ataque como en bloqueo, siendo simplemente
imparable. Por si fuera poco, Villalba y Cunha, se sumaban a la fiesta,
dejando maniatados a sus rivales (25-16).

El duelo siguió por los mismos derroteros en la reanudación del
partido. Pero esta vez, los sorianos amenazaban con desequilibrar el duelo desde el primer minuto de juego (8-4). Olalla y Villalba seguían a
otro nivel y Flores, con el bloqueo, acababa de desesperar a un rival
que se encontraba incómodo en cancha (18-11). Abdelkader, consciente
de que su equipo estaba desbordado, debía buscar soluciones en el
banquillo. La fórmula Portero, Vanole y Ruda iba a dar otro aire al
equipo, que recuperaba carácter e intensidad, logrando minimizar los
daños (19-15). La reacción era buena, pero no suficiente, a los sorianos
no les entraron las dudas y tras el factor sorpresa, volvían a poner tierra
de por medio (25-17).

La mejor versión melillense se vio en el tercer parcial. Porterto, Vanole
y Mimoun, ahora con Melgarejo de vuelta, eran la apuesta de
Abdelkader. Las sensaciones que transmitían los visitantes eran
mejores, más reconocibles y de ahí que regresara la igualdad al
marcador (7-7). Los locales hicieron un primer intento de marcharse en
el marcador (10-7), pero el tiempo muerto del técnico visitante logró
frenar la inercia (12-10). Sin embargo, los sorianos irrumpieron con el
bloqueo en momentos clave y, sobre todo, seguían imparables en
ataque por las alas, ahora con Villalba y Cunha más activos, logrando
encarrilar el encuentro (23-17). El orgullo melillense afloró para
prolongar el duelo hasta el 25-21 definitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *