La visita a Melilla, un nuevo reto para el Río Duero Soria  

Los celestes siguen mejorando en diferentes facetas, ahora quieren también asaltar la cancha de uno de los grandes favoritos

Desde que comenzó la Superliga Masculina de Voleibol, el Río Duero Soria no ha dejado de crecer y progresar, tanto en juego como en resultados. Durante estos meses de competición, el equipo ha ido conquistando pequeñas metas, que sumadas, han permitido a los sorianos asentarse con todas las de la ley en la zona alta de la clasificación. Sin embargo, si algo ha demostrado el técnico celeste, Alberto Toribio, y sus jugadores, es ambición y hambre para seguir conquistando nuevos retos. De hecho, este fin de semana tienen entre manos el asaltar la cancha de uno de los grandes favoritos al título, algo que hasta el momento se les ha resistido. El duelo será el domingo a las 17.00 horas.

No cabe duda de que se trata de un reto de gran complejidad, puesto que al hecho de jugar ante uno de los mejores equipos de la categoría, como es Melilla, se une el hacerlo en su cancha, el pabellón Javier Imbroda. De hecho, de las tres derrotas de los melillenses en esta temporada, tan solo una se ha producido en su feudo, concretamente en la segunda jornada de Liga, cuando se enfrentaron ante Unicaja Costa de Almería, conjunto que lidera la clasificación y en un encuentro muy ajustado 2-3.

Si algo cabe destacar en Melilla es que es uno de los equipos más fiables y regulares de la competición, también uno de los más competitivos, pues ha puntuado en todos los encuentros que ha disputado, es decir, que cuando no ha ganado, ha vendido cara su piel siempre en el tie break.

Precisamente en el tie break se dirimió el encuentro entre Río Duero Soria y Melilla de la primera vuelta, un precedente que sonríe a los sorianos y en el que ya se pudo comprobar el alto nivel de juego del equipo de la ciudad autónoma, con jugadores que marcan la diferencia en factores como el saque, con Javier Monfort o Jean Pascal Diedhiou por el centro, quien sin ir más lejos, logró cuatro bloqueos en el último encuentro de los melillenses ante Manacor (1-3). Todo ello obligará a los celestes a mantener la concentración en recepción y mostrar sus virtudes en el saque.

La excelente dinámica de juego y resultados de los sorianos debe dar la confianza suficiente como para que sea capaz de desarrollar su juego también en una cancha difícil. Si ante Guaguas el equipo no pudo presentar la batalla que habría querido, ante Almería ya hubo un crecimiento importante y ahora, Toribio quiere convencer a los suyos de que un nuevo paso al frente, puede darles la quinta victoria de lo que va en este 2022 en el que aún no conocen la derrota.

Foto: Maria Morales

Miguel Rivera, nuevo seleccionador masculino

Por otra parte, la Federación Española de Voleibol ha informado de que Miguel Rivera ha sido designado como nuevo seleccionador masculino, ocupando el hueco dejado por Ricardo Maldonado. El entrenador madrileño de 37 años, dirigirá a la selección nacional a partir de este nuevo ciclo de competición que comienza este verano con la European Golden League y que tendrá como punto culminante el proceso de clasificación para el próximo Campeonato de Europa de 2023.

Los RedLynxes afrontarán un intenso verano en 2022 con múltiples retos competitivos en los que destacan los preeuropeos y la participación en la European Golden League. La selección masculina absoluta lo hará con una cara nueva en su banquillo, la del nuevo seleccionador Miguel Rivera. El madrileño atesora pese a su juventud una dilatada trayectoria en las selecciones nacionales. Su debut fue en 2009 en la Selección Española femenina como asistente en la Universiada, enlazando con su paso durante cinco años (2009-2014) por la Concentración Permanente de Palencia, donde junto a Ricardo Maldonado escribieron algunas de las páginas más brillantes del vóley nacional como el subcampeonato del Mundo sub18 en Argentina en 2011 y el subcampeonato europeo sub20 en 2012 en Dinamarca.

«Estoy muy contento y agradecido a la RFEVB por la designación. Es un sueño poder dirigir a la Selección Nacional de tu país, algo que nunca pensé que pudiera suceder cuando empecé a entrenar, pero que siempre fue una ilusión” señaló Miguel Rivera en sus primeras declaraciones tras su nombramiento. “Tengo muchas personas a las que agradecer el haber podido llegar hasta aquí, todos los entrenadores con los que he compartido mi camino hasta este momento y que me han enseñado y permitido progresar y crecer, y por supuesto a mi familia que siempre me ha apoyado y ayudado en los momentos más difíciles, haciendo multitud de sacrificios por mi carrera”.

Miguel Rivera dejó la Concentración Permanente de Palencia en 2014 para continuar su carrera en CV Teruel siendo técnico asistente de Carlos Carreño en el conjunto aragonés, sucediéndole al frente del club turolense en 2016. Desde entonces el técnico ha conquistado 2 títulos de Superliga Masculina (17-18 y 18-19), 2 Copas del Rey (2018/2020) y 5 Supercopas de España consecutivas desde 2016 hasta 2020, además de participar en las tres competiciones continentales.

Su paso a los clubes no le separó de las selecciones nacionales, iniciando en 2014 su trayectoria como técnico asistente, junto a Fernando Muñoz primero y en los dos últimos cursos junto a Ricardo Maldonado. Ocho años de intenso trabajo en los RedLynxes en los que el equipo español conquistó la medalla de plata del grupo 3 de World League en 2017 y la medalla de plata de los Juegos del Mediterráneo de Tarragona en 2018, además de regresar al Campeonato de Europa en 2017, 2019 y 2021.

“Tengo una confianza plena en el constante crecimiento experimentado en los últimos años por el grupo y creo que estamos capacitados para superar retos bonitos e interesantes en pos del crecimiento de la Selección, cooperando con ello además al crecimiento del voleibol español”, indicaba el técnico madrileño, con cerca de cuatros encuentros internacionales en su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.