Rendidos a la figura de Manuel Sevillano



Este domingo ha comenzado una nueva temporada de la Superliga masculina de voleibol, pero el Río Duero Soria ya no cuenta en la red con la figura de Manuel Sevillano Canals (02-07-1981, Rioseco (Soria)), el mejor jugador soriano de voleibol de la historia. Eso sí, Sevillano sigue vinculado al club, como viene haciendo desde finales de 2014, aunque en esta ocasión tan solo ejercerá como entrenador, en su total implicación en el papel por mejorar el bagaje de juego del equipo celeste.


La huella de Manuel Sevillano en el voleibol español y, sobre todo, en el voleibol soriano, ha quedado profundamente marcada. Desde que diera sus primeros pasos en este deporte en 1995, el de Rioseco creció como jugador de forma meteórica, pasó por las concentraciones más importantes de este deporte en Castilla y León, y llamó a las puertas del primer equipo en la máxima categoría con descaro. Su talento sería un atractivo reclamo para el voleibol europeo, con primera parada nada menos que en la A2 italiana, de la mano del Tiscali Cagliari. Como no podía ser de otra forma, los clubes nacionales más poderosos tampoco fueron ajenos a su irrupción en la cancha, pasando por Palma, Almería y Teruel. Posteriormente volvería a abandonar nuestro país para abordar el reto de la liga francesa en el Siant-Nazaire.


Un capricho del destino quiso que, en 2014, su retorno a la Liga Nacional con Andorra se truncase de forma precipitada para volver a casa, al Río Duero Soria. Desde entonces, Sevillano ha jugado 100 encuentros, en números redondos, con el equipo celeste en la máxima categoría, siendo el tercer jugador de la historia del club con más enfrentamientos.


En este camino, jugó en más de 250 ocasiones con la selección española de voleibol y logró el Campeonato de Europa de voleibol en 2007. Tampoco faltan en su palmarés títulos nacionales, como la Superliga lograda en dos ocasiones o las cuatro Copas del Rey, por citar tan solo algunos de sus principales logros.


Con motivo de su retirada como jugador, el Río Duero Soria le ha brindado un emotivo homenaje antes del inicio del partido contra Textil Santanderina. Evidentemente, la talla de Sevillano bien merece un gran homenaje, sin embargo, la directiva celeste, a tenor de los protocolos sanitarios desarrollados en el deporte para la prevención de la pandemia provocada por el COVID-19, ha optado por un acto sencillo y sentido, a la vez que necesario e imprescindible, para una de las grandes figuras que ha dado el deporte soriano y que todavía debe continuar en su nueva faceta profesional como entrenador. Sevillano, su mujer y su hija, han recibido de la directiva del club un obsequio de recuerdo del jugador mientras su nombre relucía en las pantallas publicitarias y el público de Los Pajaritos se ponía en pie. Sus jugadores han saltado a la cancha con el 4 a la espalda, cada uno con una camiseta de los distintos clubes que ha defendido. En lo alto del polideportivo, entre los títulos logrados por el voleibol soriano, la imagen de Sevillano presidia el escenario del juego mientras ahora, como técnico, trabaja para que su legado tenga los herederos que se merece.


Al finalizar el encuentro, los miembros de la peña Curva Soriana, siempre fieles en el aliento del equipo soriano, también quisieron tener un detalle con Manuel Sevillano, redondeando un homenaje que tuvo la recompensa de la victoria.


Foto: María Morales

Featured Posts
Recent Posts

SPONSORS E IMAGEN:

marketing@rioduerovoley.com

CATEGORÍAS BASE:

tecnificacion@rioduerovoley.com

C.D.V. Río Duero Soria